Breviario De La Historia
De Chile.

“Para leer desde regiones"

Registro de propiedad Intelectual N° 183609


Autor: Guillermo Cortés Lutz.
Co autor: Rodrigo Zalaquett Fuente Alba
Ayudante de Edición
e Investigación:
María Castillo Castillo
Gisselle Díaz Díaz








Ediciones:




Instituto de Investigaciones Antropológicas

de Castilla y León

España



Secretaria Ministerial De Educación de Atacama.



Sociedad chilena de Historia y Geografía.





Grupo de Estudios de Atacama.

(GEA)



Liceo sagrado Corazón de Copiapó





Resumen.




La Historia la podemos definir como una ciencia social, debido a que su objeto de estudio es el ser humano y su desarrollo en sociedad, de manera más precisa la historia se preocupa del estudio y análisis, de los logros y realizaciones del ser humano transversalmente en el tiempo. La Historia para su mejor conocimiento y comprensión la encuadramos en dos ejes: Tiempo y Espacio.

La Historia como ciencia en la actualidad nos presenta un nuevo enfoque, epistemológico y metodológico, lo que le ha dado a la historia un accionar más amplio y flexible, dejando de lado las visiones positivistas que nos hablaban de objetividad y del documento escrito como icono único en la construcción de la narrativa histórica. Como a si también la nueva historia tiene un mayor compromiso en la formación de la conciencia política y social de las distintas comunidades. De esta forma la historia se ha convertido en una herramienta que busca afanosamente llegar al gran público, y no solo al círculo reducido de los de estudiosos, alejando así a la historia de las elites y grupos clasistas conservadores, que escriben, usan y abusan de la historia. Nos parece que es el momento de generalizar la historia en cuanto ella representa la vida misma, como ha planteado Topolsky, “el historiador debería saber como hacer llegar a todos los resultados de sus investigaciones, no puede limitarse al círculo de los iniciados y debe popularizar su conocimiento”[1]. Este nuevo enfoque que buscamos en este breviario nos parece más progresista y pensamos permite de manera más clara y precisa conocer el pasado para comprender el presente y diseñar el futuro como sociedad, pero un futuro al cual se llega de manera informada, analizada, razonada y basado en el conocimiento de las luchas y experiencias de los seres humanos.

Este breviario ha sido denominado para leer desde regiones ya que la historia chilena ha sido en extremo centralista, dejando a la región y a la provincia a la deriva. El centralismo chileno es tan fuerte que va desde lo administrativo- político, hasta el monopolio de las ideas, lo que sin duda ha provocado que seamos un país sin masa crítica y sin desarrollo del pensamiento. El breviario busca relevar sucesos ocurridos en las regiones, en especial aquellos que sean más significativos, para la marcha del acontecer histórico, pero que aun así no han sido considerados por los centralistas y conservadores de la historia.

Pensamos en una historia que recoja el legado regional, que se convierta en un relato más vivido y totalizador, nos gusta usar el concepto de una historia sinérgica, es decir somos en cuanto a construcción humana más que la simple sumatoria de hechos particulares y nos articulamos en un todo.

Por último mencionar, que a pesar de los muchos errores y faltas nos regimos en un estricto orden cronológico para poder hacer más simple el relato y la encadenación de hechos y procesos, mucho de los títulos son distintos a los que nos ha acostumbrado la historia clásica, en ocasiones iguales, no podemos sacudirnos completamente del seno del centralismo, pero todo se hace con el fin de motivar la lectura simple, el pensamiento crítico y el estudio de la historia.




1. Topolsky, Jerzy: Metodología de la Historia, Ed. Cátedra, 2 edición, Madrid, 1985, pág. 518.













0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada